Odontología Conservadora

Es la parte de la Odontología que se encarga de conservar los dientes funcionales, eliminando la menor cantidad de tejido dental sano.

Los objetivos son:

  • Permitir que el paciente mantenga una correcta masticación y estética conservando la mayor cantidad de tejido dental sano, lo que aumentará la supervivencia del diente a largo plazo.
  • Practicar tratamientos mínimamente invasivos para los tejidos dentales.

Siempre debemos intentar conservar los dientes antes de decidirnos por un tratamiento que los sustituya.

Obstrucciones y reconstrucciones:

Hasta hace unos años, los dientes dañados se reconstruian con amalgama de plata (empastes metálicos), que presentaban algunos inconvenientes destacables.

  1. Son metálicos y por lo tanto trasmiten demasiado la temperatura, presentando en grandes reconstrucciones sensibiilidad al frío y al calor.
  2. No se unen al diente y por lo tanto no lo refuerzan ni sellan la unión entre empaste y diente. Son antiestéticos.
  3. Cuando son restauraciones muy grandes sufren expansión y contracción con las diferencias de temperatura y a menudo producen, con los años, fisuras y fracturas en los molares.

En la Clínica FERNÁNDEZ DE ROTA, trabajamos con el criterio de que la mejor elección según los estudios so los COMPOSITES (nanotecnología):

  • Primero aislamos correctamente al diente de la humedad de la boca.
  • Tras limpiar y desinfectar el tejido dental dañado se trata la superficie de la cavidad con un líquido que crea micro-irregularidades.
  • Se aplica un adhesivo por capas que consigue una extraordinaria unión al diente y que permitirá un eficaz sellado de la superficie.
  • Registro del color del diente a reconstruir.
  • Se aplican por incrementos varias capas de composite de alta resistencia a la fractura y baja contracción. Un material que dará toda la fuerza a la reconstrucción.
  • Toda la zona exterior se recubre de un composite de partícula muy fina, que dará la resistencia al desgaste, máxima estética, y además se pulirá muy bien para confort del paciente y para evitar que se acumule placa bateriana a su alrededor.
  • Se pule meticulosamente.

Todas esas capas van fuertemente unidas entre sí, devolviéndose al diente gran parte de la fuerza estructural que tenía originalmente.

Cuando la destrucción del diente es tan grande que queda muy debilitado, será necesario reforzarlo con una incrustación de cerámica o una corona.

Permítanos que en la Clínica FERNÁNDEZ DE ROTA estudiemos su caso y le aconsejemos la mejor solución para su dentadura.